INDUSTRIA

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, al tratarse de espacios, las técnicas y los principios utilizados son los mismos que los utilizados en la de Arquitectura e Interiores.

En interiores, la mezcla de luz artificial y luz natural  genera unas dominantes de color que hay que corregir en postproducción. El objetivo es homogeneizar la temperatura de color del espacio en su conjunto, de manera que sean atractivos los colores que aparecen o bien que reflejen la realidad de lo retratado.

Suele haber un amplio rango dinámico, esto exige una exposición que optimice el histograma y una postproducción que equilibre el rango tonal.

Es muy importante evitar la convergencia de las líneas verticales, Para ello hay que situar el objetivo siempre de forma paralela al suelo, e idealmente, utilizar un objetivo de control de la perspectiva para poder encuadrar una estructura grande.

No sólo basta con que el producto y sus características se vean perfectamente, hay que transmitir. Tratar un producto como si fuera nuestro, sumado al trabajo con equipos de última generación, se traduce en una garantía de calidad. Si además incorporamos un retoque al más alto nivel conseguiremos un trabajo final que estará ansioso por mostrar para captar la atención de nuevos clientes y con esta filosofía construimos proyectos  que reflejen todo lo que el producto se merece.