PRODUCTO

Para dar a conocer un producto es indispensable una buena foto individual de él, donde se destaquen sus características físicas.

En esencia, el objetivo de la fotografía de producto es retratar el producto aislado, normalmente con un fondo neutro (blanco, negro o gris). Su destino habitualmente es un catálogo impreso o una página web. La postproducción suele ser sencilla (corregir pequeños defectos del producto, manchas, motas de polvo y equilibrar las luces,  sombras, contraste y temperatura de color) y el fondo se suele recortar para poder montar el objeto con otro fondo, con su correspondiente sombra artificial (o reflejo).

No sólo basta con que el producto y sus características se vean perfectamente, hay que transmitir. Tratar un producto como si fuera nuestro, sumado al trabajo con equipos de última generación, se traduce en una garantía de calidad. Si además incorporamos un retoque al más alto nivel conseguiremos un trabajo final que estará ansioso por mostrar para captar la atención de nuevos clientes y con esta filosofía construimos proyectos  que reflejen todo lo que el producto se merece.